Cap. 0 – Introducción

    Cap. […]

Volver página anterior

 

 

Cap. 0 – INTRODUCCIÓN

Inicio con la presente colaboración, en la tan correcta como necesaria revista zaragozista Aragón Deportivo, redactada desde la humildad y modestia que caracterizan siempre a mis escritos, una serie de artículos en los que intentaré formar, informar y especialmente entretener a sus lectores con datos probados, históricas anécdotas y algún que otro divertido chascarrillo, al respecto de los orígenes y el desarrollo de este deporte espectáculo, desde las primeras patadas al balón redondo en nuestra ciudad hasta la emocionante y al borde del abismo de su supervivencia actualidad, en el que se ha convertido el fútbol o balompié aragonés, al que por tradición y voluntad, amo casi, e insisto en el casi, más que a la mía muyer quien por otra parte y en conciencia debo confesar que sin duda se gana cotidianamente el Cielo conmigo.

No me mueve al comenzar esta serie ningún ánimo enciclopédico, pues para esto ya están excelentes obras histórico-deportivas publicadas antaño, como la del del único presidente de nuestro club al que yo recuerdo haber votado democráticamente, Ángel Aznar Paniagua, la colección de fascículos, coordinada por Ricardo Gil, publicada por Unverso Editorial en los albores de la última década del pasado siglo y que mandé a encuadernar en el taller que mi amigo Kike Arroyo mantuvo mientras vivió su turiasonense padre en la zaragozana calle dedicada al periodista, poeta, novelista y escritor de libretos para zarzuelas, Juan José Lorente y García, el memorable diario del último ascenso firmada por el alma mater de esta revista Nacho Bonilla, el magnifico tomo escrito por la estupenda dupla de periodistas de raza, con los que tuve el privilegio de coincidir en el extinto periódico Diario 16, Pedro Luis Ferrer y Javier Lafuente y por supuesto el imprescindible manual de zaragozismo que Antonio Molinos Buisán, al fin y a la postre padre del actual presidente y ex-jugador de nuestro club Fernando Molinos, coincidiendo con al Campeonato Mundial de Fútbol disputado en nuesto país, durante el que nuestra querida Romareda fue subsede del Grupo en el que participaba España, fue prologado por el maestro Miguel Gay, epilogado por Pedro Escartín y publicado con motivo del primer medio siglo de la fusión del “avispa” Iberia y el Zaragoza “tomate” por la Cooperativa de Artes Graficas de la zaragozana Libreria General. ¡Ay Don Eutimio, cuanto le debe la cultura de este pequeño país europeo llamado Aragón!.

Aunque de siempre y por siempre he mantenido la tesis, semiológicamente demostrada, de que Aragón, otrora potencia mundial, es un país trilingüe y nunca he reblado en reivindicar y luchar por el reconocimiento y la cooficialidad de la hoy maltrecha y al borde de la extinción fabla aragonesa, sigue siendo el idioma habitual de expresión y comunicación el castellano, aunque poblado de aragonesismos, como constata quien que por motivos de estudios o trabajo le toca emigrar fuera de nuestras fronteras, y el reto, que supone iniciar esta colección de artículos implica un enorme esfuerzo de documentación, trabajo y memoria, a la que apeló el pope del periodismo deportivo aragonés Jesús Zamora cuando me lanzó el guante de si sería capaz de aceptarlo, lo asumo con la ilusión, gallardía y pasión zaragozista propia de mi personalidad y por supuesto el tesón propio del carácter inherente a los nacidos en nuestra tierra, esta tierra con la triste ideosincasia de poner alfombras y fanfarrias al forano mientras se lanza a degüello contra el paisano y que embromaba a los primeros futboleros zaragozanos con la jota;
“Ya no se juega en mi pueblo, a pelota con la mano,
ahora juegan a patadas y dicen que adelantamos”. Continuará ….

Ánchel Cortés.
Productor y Académico de Televisión
Abonado del Real Zaragoza nº 1.728

________________________________________________________________________________________

A continuación también os publico el artículo Grada Sur en la que se homenajea a la gran Teresa Perales y que fue publicado en Aragón Deportivo a la vez que el capitulo 0.

CITIUS, ALTIUS, FORTIUS; UNA DE SIRENAS

El argumento científico generalizado que niega con rotundidad la existencia de las Sirenas, queda románticamente derrotado, si analizamos los impresionantes resultados deportivos obtenidos, una vez más, por la campeonísima zaragozana Teresa Perales, futura pregonera de las Fiestas en honor a nuestra Patrona que tendrán lugar el próximo mes de octubre, quien tras la reciente finalización de los Juegos disputados en Londres, no sólo ha superado las 16 medallas obtenidas en anteriores citas paraolímpicas por la atleta invidente Purificación Santamarta sino que iguala las 22 del ya no inigualable Michael Phelps, a las que habría que añadir las preseas de la badalonesa Mireia Belmonte, las más habituales de las chicas de la natación sincronizada y la especialmente emotiva obtenida con categoría de plata por la también zaragozana Andrea Blas,en su primera participación en la competición olímpica por equipos de waterpolo, tras la consecución del campeonato del mundo juvenil el pasado año y justamente homenajeada en la inauguración de la temporada futbolística.

Éxitos que junto a la constatación de que sólo los Gasol y compañía son capaces de plantarles cara a los negros gigantes de la Nba, consiguen que pasen de puntillas, el rotundo fracaso del atletismo y el lamentable fiasco de la Rojita del hoy lesionado Ánder Herrera en un deporte rey a cuyas anteriores citas olímpicas no se habían podido clasificar ni la selección de Rubén Gracia Cani ni posteriormente la de Alberto Zapater.

Eso sí, las respectivas Galas de inauguración y clausura fueron preciosas, con enorme calidad musical, e incluso divertidas gracias a la aportación surrealista del ex Monty Python Eric Iddle, quien nunca deja de mirar el lado bueno de la vida, aunque para ello necesite llenar el escenario de monjas en bicicleta con la Union Jack como ropa interior bajo su hábito.

Ya la mitología griega nos hablaba de seres fabulosos que si bien en su forma original eran genios marinos híbiridos de mujer y ave, su posterior representación más habitual las describe como mujeres bellísimas con cola de pez en lugar de piernas y que inequívocamente se distinguen siempre por el hecho tener una voz musical, prodigiosamente atractiva e hipnótica, asumiendo un hermético papel de psicopompo, conduciendo las almas hacia la ultratumba, el cielo y fundamentalmente hacia el Inframundo o Infierno.

Según la tradición habitaban en la isla de Capri, frente a la bella ciudad de Sorrento, en la Campania, donde en 1955 el laureado cineasta milanés Dino Risi, maestro junto a Scola, Loy, Monicelli y Comencini de la exitosa Commedia all’italiana filmó su desternillante película Pan, amor y … con un elenco protagonizado por Sofía Loren y Vittorio de Sica.

No sólo forman parte del acervo cultural clásico, sino que aparecen en leyendas de Oriente Medio, de las Islas Británicas, de Alemania, de China e incluso de la Península Ibérica, siempre con un componente enormemente atrayente y mágico, siendo protagonistas de numerosas obras literarias, La Odisea de Homero, Las Mil y Una Noches e incluso un precioso cuento del danés Hans Christian Andersen que como escultura de bronce preside la bahía del puerto de Copenhague y fílmicas como el clásico del Péplum Jasón y los Argonautas, los bizarros espáctaculos acuáticos de la Metro como Escuela De Sirenas protagonizados por la nadadora Esther Williams y musicados por el director de orquesta catalán Xabier Cugat.

Pero de todas las sirenas; Teresa pregonera y parafraseando al belga Jacques Brel, le ruego, que hasta la Olimpiada de Río; Ne nous quitte pas.

Ánchel Cortés.
Productor y Académico de Televisión
Abonado del Real Zaragoza nº 1728